sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Autor: Diego Toribio Corrales (Estudiante de 4º curso del título de grado en Economía, FCEE, UCLM)

¿Qué es esto de la inversión de la curva de tipos?, se preguntará la mayoría. Pues bien, en este breve artículo quiero hacer referencia a su significado y sobre todo a la repercusión que puede llegar a tener en la economía mundial, ya que, tiene una influencia directa en el riesgo ante posibles crisis financieras globales.

La curva de tipos de interés o curva de rendimientos es la representación gráfica de la estructura temporal de los tipos de interés, la cual relaciona el tipo de interés  y el plazo de la operación. Esta curva, permite evidenciar cómo cambia el rendimiento esperado de un activo financiero de acuerdo al horizonte de inversión. Normalmente, a mayor plazo, mayor es el tipo de interés al que se remunera esa operación.

¿En qué consiste la inversión de la curva?

La inversión de esta curva significa que la remuneración de las operaciones a corto plazo es mayor que las operaciones a más largo plazo. Así, vemos como nuestra lógica económica nos puede hacer pensar que esto es casi “surrealista”, ya que, siempre hemos afirmado que es más fácil hacer una predicción de lo que va a ocurrir en un periodo de tiempo cercano, como por ejemplo 1 año, que de lo que va a ocurrir en un periodo más lejano, como 10 años. Además, lo normal es que se pague más por las operaciones de mayor duración porque los inversores desconocen si subirá la inflación, o los tipos de interés, y porque supone más tiempo sin poder disponer de su dinero.

Entonces, ¿cómo se llega a invertir la curva? Generalmente, esta situación se produce porque los inversores pierden la confianza en la evolución económica en el corto y medio plazo. Esto provoca que haya más inversores que prefieran aparcar su capital una década pensando que en el corto y medio plazo se frenará el crecimiento económico. Así, estos inversores aumentan la exposición a activos puros «libres de riesgo» como los bonos del Tesoro de los Estados Unidos, y además para proteger sus carteras, mantienen estos activos una duración superior a la normal, suponiendo uno de los principales catalizadores de la forma de la curva de tipos. Como resultado, las curvas se vuelven más bajas y planas, y en última instancia se invierten.

Una vez visto en qué consiste la curva y algunos de los motivos de su inversión, vamos a centrarnos en nuestro caso particular sobre la curva de tipos de Estados Unidos y su repercusión sobre una posible crisis financiera futura.

Podemos afirmar con toda rotundidad que la economía de este país es una de las economías con mayor repercusión en el panorama mundial, por no decir la que mayor influencia tiene. Por tanto, todos estamos de acuerdo que lo que pase en ella afecta a todos y cada uno de los países.

Pues bien, esta extraña situación de inversión de la curva de tipos de EEUU no es nueva, ya que, desde 1996, ha ocurrido hasta en 9 ocasiones, según un estudio realizado por los analistas de Bankinter. Los períodos con una curva de rendimiento invertida en la economía estadounidense son seguidos de manera prácticamente segura por desaceleraciones económicas y casi siempre por una recesión.

Dicho esto, ¿qué cabe esperar de esta situación a día de hoy?, ¿podemos hacer caso a la historia, una ocasión más? Eludiendo siempre los artículos de famosos “gurús”, que como todos sabemos, en numerosas ocasiones muestran una opinión pesimista acerca de posibles recesiones para obtener titulares llamativos sin centrarse en un análisis objetivo de la realidad futura, y centrándonos en diversos estudios de analistas contrastados, llegamos a la conclusión de que, esta inversión de la curva de tipos es un buen indicador para detectar que la situación económica estadounidense puede albergar ciertos riesgos que deben ser tenidos en cuenta a la hora de tomar cualquier decisión, tanto económica como política, y tanto a pequeña escala (inversor particular), como a gran escala (decisiones de la Reserva Federal). Como decimos, supone un buen indicador del estado de la economía, pero no estamos convencidos de que suponga una señal precisa de recesión segura, al menos en el corto plazo (1-2 años).

La historia da credibilidad a este indicador, como hemos visto antes, pero si nos detenemos y analizamos la situación a día de hoy, podemos plantear algunos puntos en contra de este indicador.

  • Desde el momento en que la curva americana se ha invertido han transcurrido un mínimo de dos años hasta que la recesión se ha materializado, pero en numerosas ocasiones este periodo ha sido superior a los 3 años, llegando a veces hasta los cinco. Por tanto, no parece que eso sea anticipar una recesión con una precisión temporal razonable.

 

  • El mundo ha cambiado muy rápidamente desde 1980/90,también en materia de tipos de interés. Juzgar las consecuencias de la inversión de la curva de tipos americana, en un contexto nuevo, de tipos cero o incluso negativos, es como juzgar los niveles impositivos actuales con la perspectiva de 1950.

 

Por tanto, no podemos negar que la inversión de la curva de tipos es una mala noticia para la economía, no solo estadounidense, sino mundial. Pero lo que queremos dejar ver con esta última reflexión, es que, no todo es tan negro como los titulares informativos nos suelen mostrar. Los indicadores, como éste, sirven para prever una situación y actuar conforme a ella, no para dejarse llevar y pensar que es una situación incontrolable.

Por tanto, creemos que la sombra de la recesión nos persigue, no sólo con la evidencia de la curva de tipos invertida, sino también con los conflictos geopolíticos que se están dando en la actualidad (guerra comercial, Brexit, etc.), y el entorno de tipos negativos. Sin embargo, aún se puede actuar para intentar reducir el posible impacto de una posible recesión económica o incluso, para no permitir que la etapa recesiva llegue a hacerse realidad.

 

 

 

Bibliografía:

  • Redacción de Bankinter. “Curva de tipos invertida, ¿qué significa?”. A 11 de junio de 2019, en Madrid.
  • Holman, Mark de TwentyFour Vontobel AM. “¿Por qué la inversión de la curva de tipos no es una buena noticia??”. Artículo para el periódico digital Economía de Hoy. A 24 de agosto de 2019.
  • Collado, Javier. “La curva de tipos de EEUU se invierte: ¿qué es y por qué aterra al mercado?”. Artículo para el pera el periódico digital El Economista. A 15 de agosto de 2019.