sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Autora: Ana Coral Sánchez Ruíz (Alumna de la asignatura “Análisis Económico y Finanzas”, 4º de Grado en Economía, FCEE, UCLM)

El Black Friday, recién incorporado en nuestro país, consiste en una estrategia de venta que incluye grandes descuentos el último viernes de noviembre, fomentando así el inicio de las compras navideñas y aumentando el consumo en un mes fatídico para las adquisiciones.

Comenzó en Estados Unidos, y se hizo el día más grande para muchísimos comercios. Se celebra la última semana de noviembre. Este evento no viene de una fecha negra como muchos dicen, sino que recibe este nombre porque en el mes de noviembre no se vendía demasiado, por lo que las empresas hicieron un análisis de ingresos y pérdidas marcando los ingresos en negro y las pérdidas en rojo. Por lo tanto, decidieron llamarlo “viernes negro”, ya que tomaron la iniciativa de poner descuentos el viernes después de Acción de Gracias, para así transformar los números rojos (pérdidas) en negros (ventas).

En España, aunque todavía no es tan popular como en EEUU (y no solo se celebra el viernes, sino también en muchas tiendas ha llegado a realizarse el jueves, viernes, sábado y domingo), esta costumbre de estos últimos años hace que los hábitos de consumo en nuestro país de cara a la navidad cambien. Gracias al Black Friday la última semana de noviembre es ahora una de las fechas clave para el comercio.

En los negocios se prevé que este fin de semana de promociones sea el inicio de una de las mejores campañas navideñas de los últimos años.

La Asociación Española de la Economía Digital (Adigital) prevé que las ventas por internet y el Cyber Monday (segunda jornadas de descuentos) alcance los 1.172 millones de euros, un 11% más que en 2014. Además, según otro análisis, un 24% de los regalos de navidad se adquieren estos días.

Este evento es muy importante para los grandes almacenes, comercios…, así como para los clientes, ya que las cadenas ofrecen descuentos de hasta el 70%.

Después de conocer todos estos datos, ¿tiene sentido el Black Friday en España? ¿Realmente tiene repercusión? Parece que la fórmula que consiste en vender más barato y a mejores precios que dentro de unos días es una razón de peso para empezar a comprar regalos navideños, complementos para los días festivos, o esa televisión que tenemos en mente, ya que en unos días volverán a su precio normal hasta las rebajas de finales de enero. Por lo tanto, tiene sentido ser precavidos ¿verdad?

Otra pregunta que podríamos hacernos es: ¿Dónde funciona mejor? ¿En qué productos? La respuesta es sencilla. Fundamentalmente en electrodomésticos y electrónica (porque un descuento de, por ejemplo, un 30% supone una considerable cuantía económica de ahorro), en textil (ese abrigo que necesitamos, esos pantalones o camisa que siempre son un buen recurso como regalo navideño, etc.), en complementos (por razones muy parecidas a las de textil) y hogar, perfumes… Evidentemente, en los bienes de primera necesidad no se aplica esto, porque no se notan bajadas en el mes de noviembre, por lo tanto no tiene sentido, puesto que seguramente las pérdidas al realizar el descuento superen a las ganancias de lo que se compre en exceso (a nadie se le ocurre comprar 12 barras de pan porque tengan un 30% de descuento, sino que compraremos las que necesitemos).

Volviendo a la pregunta anterior de cuanta repercusión tiene en nuestro país el Black Friday, podemos decir que este fenómeno ha calado muy bien y pronto en nuestra sociedad. Se introdujo hace unos tres años aproximadamente, y cada vez son más los adeptos y conocedores de estos días de compras más baratas. De hecho, según algunas estadísticas, un 36% de la población asegura que comprará más que el año pasado y nos dejaremos en tiendas unos 202€ de media por persona, un 8% más que el año pasado. Evidentemente, aún queda mucho para alcanzar las cifras de Estados Unidos, pero vamos por buen camino.

Se presupone que un 24% de los regalos de Navidad se adquirirán en estos días, y aunque no hay una predicción exacta del promedio de ventas, ya que es un fenómeno relativamente nuevo, un estudio realizado por la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución afirma que habrá más consumidores que anticipen las compras de navidad en estos días, aproximadamente un 21% más que el año pasado. Esto supone que un 54 % se sumará a esta jornada, a pesar de ser el último viernes del mes (cuando vamos más apurados económicamente).

En cuanto a ventas por internet, ¿será el Black Friday el periodo record de ventas por internet del año? Pues para empresas como Amazon, que es una de las mayores empresas mundiales del comercio electrónico, se espera batir este año el record de pedidos, y según sus predicciones la fecha en que logrará superar su marca será precisamente durante el Black Friday.

Otra pregunta que podríamos plantear es: ¿qué perfil de comercio se ha sumado a este fenómeno? Pues parece que sobre todo los grandes comercios como El Corte Ingles, Eroski, Carrefour, Media Markt, etc., y donde menos se ha implantado ha sido sobre todo en el pequeño comercio, ya que se muestra más reticente hacia este fenómeno importado de Estados Unidos. Otras empresas como; por ejemplo, Primark no lo celebran por una particular política que tienen de no gastar en publicidad.

A pesar de ello, nos reiteramos en lo positivo que supone que este fenómeno haya llegado a España para quedarse, ya que a las empresas les hace aumentar las ventas y como consumidores también tenemos muchas ventajas: podemos adelantar las compras de los regalos de navidad a un mejor precio, evitamos las glandes aglomeraciones de las fechas clave navideñas y también el agotamiento de ciertos productos que tanto nos fastidia a última hora.

Una gran iniciativa por tanto, gran estrategia empresarial y gran fenómeno mundial, muy positivo, sobre todo en este periodo de crisis y en este mes de noviembre en el que las empresas normalmente tenían unas ventas bajas.

Acogemos por lo tanto con los brazos abiertos a este fenómeno, tanto las empresas, como los consumidores y también NOVIEMBRE.

Animémonos y vayámonos de compras.