sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Autora: Cristina Polo Casamayor (Alumna de la asignatura “Dirección Financiera”, 4º de Grado en Economía, FCEE, UCLM)

España se encuentra inmersa en una lucha de poder y el resultado de la misma la decidirán los ciudadanos en las urnas el próximo 20 de diciembre. Las alianzas y traiciones están a la orden del día. Tenemos un gobernante interesado en mantener su trono, que ya se ha visto resquebrajado por la ingente ascensión de aspirantes a usurparle el puesto. Ha sido necesaria la búsqueda de aliados con los que gobernar en las diferentes regiones. La controvertida situación en la que se encuentra nuestro país tiene un gran parecido, como veréis a continuación, con la serie Juego de Tronos.

En la serie, la lucha de poder, para ocupar el trono, es el argumento principal. Se anteponen las ambiciones personales, a las necesidades comunes, pero ¿quién sufre las subidas o bajadas de impuestos? ¿y los recortes en educación o sanidad? La respuesta es siempre la misma, los ciudadanos.

Todos los líderes de las casas, ya sean Baratheon, Lannister, Targaryen, buscan conseguir el trono, cada uno a su manera, pero con un ítem común, conseguirlo a cualquier precio. En la actualidad, la agitada situación en nuestro país viene servida por los nuevos por la inclusión a la lucha por el poder de algunos partidos políticos rompedores que han surgido a raíz de la desconfianza y la desafección ciudadana. Daenerys, en la serie, tiene como misión recuperar el poder de Poniente y convertirse en reina. Su actuación se centra en liberar esclavos, los que la siguen como si fuera su madre, y conquistar las ciudades libres y así ganar seguidores que la apoyen en su cruzada, ya que para una parte de la población es la heredera única del trono. Pablo Iglesias sería su símil en nuestra sociedad, ya que al igual que la protagonista busca la igualdad social, así como beneficiar a las clases más bajas y oprimidas. En su caso, también cuenta con un par de dragones, como son Íñigo Errejón y Juan Carlos Monedero.

El lema de una de las casas protagonistas, es “Un Lannister siempre paga sus deudas”. Imaginemos ahora que España es la capital de Poniente, Desembarco del Rey, donde la crisis mundial ha resquebrajado la economía, y han sido necesarias ayudas para que el país no quebrara. Esta es la situación de Desembarco, donde el rey, ha pedido al Banco de Bravos, que en nuestro caso sería el Banco Central Europeo, ayudas económicas para mantener el reino, y, por tanto, su poder. En la ficción también se puede observar una jerarquía económica, donde los ciudadanos pueden obtener dinero o acceder al mercado financiero, mediante el Banco de Hierro, banco más importante en Poniente.

Por todo ello, y sin entrar en más detalles, la realidad siempre supera la ficción, y las comparaciones son buenas para ver las hegemonías que podemos encontrar entre la España actual, y una sociedad tan poco desarrollada en algunos aspectos, como lo es Poniente.

¿Elegiremos en las próximas elecciones a las “casas” más arraigadas a la historia o por el contrario colocaremos en el trono a alguna nueva alternativa?

Señores el juego de tronos está servido y el 20 de diciembre se proclamará un nuevo rey.