sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Autora: Sonia Carrillo Reyero (Alumna de la asignatura “Dirección Financiera”, 4º de Grado en Economía)

Muchos jóvenes deciden seguir o volver a iniciar los estudios, en su momento abandonados, debido a la terrible crisis económica y financiera que estamos padeciendo algunos países de  desde hace varios años. Esta crisis es especialmente dramática en , donde jóvenes, tanto cualificados como no cualificados, sufren una falta de empleo que se acerca al 57,6% del conjunto de esa población, de los cuales el 12% tienen cualificación universitaria. Además, cabe destacar que España es el país con la mayor tasa de paro juvenil en .

Según estudios realizados, el 48% de los jóvenes españoles estudian porque no tienen otra alternativa, no encuentran trabajo, y el desempleo les obliga a realizar cursos de formación, especialización, idiomas, etc., con la esperanza de que la mala situación que atravesamos se interrumpa para volver a un período de crecimiento económico. Según los últimos datos obtenidos, el 61% de los estudiantes universitarios creen que seguirán sin encontrar trabajo una vez terminados sus estudios universitarios. No hay suficientes puestos de trabajo en España para absorber la mano de obra cualificada universitaria que se gradúa cada año. Por esta circunstancia, el 28% de los mismos piensan emigrar, principalmente a países de la Unión Europea, para encontrar su primer empleo.

Nuestros universitarios son los mejor preparados de todos los tiempos, con mayor formación y disposición que antiguas generaciones de estudiantes, pero también los más pre-parados, ya que su principal objetivo, que es incorporarse en el mercado laboral, es más difícil de conseguir que para anteriores generaciones. En la búsqueda de su primer empleo manifiestan emoción e ilusión por poner en práctica lo aprendido y tener acceso a desarrollar una carrera profesional. Por otro lado también temen ser explotados y poco valorados.

Tengamos la esperanza de que, con la mejoría de los datos económicos que se van conociendo, se consiga ir disminuyendo la dramática tasa de desempleo en España.