sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Autor: Ramón Micha (Alumno de la asignatura “Dirección Financiera”, 4º de Grado en Economía)

Son los mismos que critican el subdesarrollo de países africanos, latinos y muchos asiáticos, la misma gente que goza y se aprovecha de esa miseria, porque el desarrollo económico de muchos de esos países significaría reducción de los niveles de crecimiento de los suyos, así como de los beneficios de sus empresas multinacionales.

En términos generales, eso es lo que ocurre entre los llamados países del “primer mundo” y los denominados “tercermundistas”. Siendo más específico, me voy a centrar en dos cuestiones en este artículo:

En primer lugar. ¿El primer mundo quiere que los países no desarrollados sean autosuficientes o eternos dependientes?

Los países desarrollados quieren mantener al “tercer mundo” en eterna dependencia; EEUU explota petróleo en muchos países africanos y latinoamericanos, de manera que el crudo de petróleo(materia prima) viaja de dicho país a América para ser transformado en combustible que luego venderá al país de origen a precios que pueden ser hasta 10 veces el precio de la materia prima, un auténtico escándalo que mantendrá al país en una eterna dependencia y escasez de productos que se explotan en su propio subsuelo. La cuestión es que las multinacionales se niegan a crear plantas transformadoras (refinerías) en estos países para que la materia prima se transforme in situ y cree abundancia de empleo en la región, así como suficiencia de dichos productos, de manera que puedan exportarlos en su estado final, hecho que supondría un gran arranque económico en términos de empleo y comercio internacional de productos finales entre otros. EEUU y sus multinacionales conocen perfectamente este tema, pero no les interesa ejecutarlo porque supondría competencia y reducción de beneficios derivados de esa actividad; prefieren comprar materia prima y revenderla a precios altos, obtener beneficios mientras que empobrecen a la población autóctona y después criticar el atraso de la región.

Otra práctica habitual es la escasa contribución, en muchos casos, a la formación de recursos humanos cualificados en dichos países en los que operan; se limitan a formar técnicos de mantenimiento a través de programas de 18 meses que ofrecen a jóvenes cuyas metas deberían ser más ambiciosas en el sentido de formación superior, y así dotar al país de capital humano cualificado. En pocas palabras, se aprovechan de la juventud autóctona con estudios secundarios acabados infrautilizando sus capacidades, y después argumentarán que  necesita gente preparada, cuando se nota claramente que luchan contra ese hecho.

Por otro lado, se aprovechan (lo que pueden) de los dictadores, brindándoles protección y respaldo; mientras tanto se llevan lo que quieren del país, siendo pocas las ocasiones que velan realmente por el bienestar de los ciudadanos de esa región; todos sus intereses son económicos y de maximización de beneficios, no les interesa hacer ver a los gobiernos dictatoriales las oportunidades de desarrollo que tienen sus países y cómo se pueden explotar sus recursos naturales de la mejor manera para el avance del país. Como en ocasiones anteriores, luego denunciarán que son dictadores, cuando eso es lo que en realidad les interesa, para seguir aprovechándose de su ignorancia. Mucha culpa tienen los gobiernos de países subdesarrollados por el egoísmo y la falta de amor al país, la dictadura, y todo lo demás que es característico en ellos; pero todo eso se sustenta en que al mundo desarrollado no le interesa el progreso y autosuficiencia de esos países llamados “tercermundistas”.

En segundo lugar. Inmigración ilegal, que vuelvan a sus países.

Según los países desarrollados, muchos inmigrantes son ilegales y no tienen que estar aquí, por lo que se les debe quitar el derecho a sanidad y demás ventajas sociales. Personalmente, no soy partidario de revivir el pasado lejano, pero sobre él se asienta el presente y el futuro de nuestra humanidad…

¿Quién les exigió papeles a los que fueron a colonizar? Se llevaron un montón de riquezas para construir sus países, y a base de esos recursos, muchos de ellos han podido llegar a ser lo que hoy en día presumen ser; se llevaron recursos del subsuelo, madera, hasta incluso trabajo humano que trataron de la peor manera que pudieron, pero ahora esa gente que viene, no a pedir, ni a robar, ni siquiera a rebelarse, se han tragado esa triste memoria y aquí están para la más buena razón que puede exigir la inmigración, la búsqueda de trabajo y unas mejores condiciones de vida. No entiendo porqué tienen que existir tantas trabas para acogerlos; luego nos predican sobre el respeto a los derechos y libertades fundamentales de seres humanos, ¿para algunos seres y otros no? Seguro que no tendré respuesta a esta cuestión…

No niego los esfuerzos que hacen algunos países por entender y querer solucionar de la manea más legal y respetuosa la situación de los inmigrantes, pero hechos como los ocurridos hace un mes en Lampedusa (-mueren cerca de 300 inmigrantes ahogados tras el hundimiento del buque que los reportaba- demuestran lo poco (o nada) que les importa esa cuestión a algunos gobiernos y solo basta con leer algunas leyes sobre inmigración para que entiendas que no los quieren para nada -multas a los que ayuden a inmigrantes ilegales-. Sin embargo, se han enriquecido en muchos casos a costa de los países de origen de esos inmigrantes.

Y para terminar, subrayar que nuestra sociedad actual está dominada en mayor medida por el interés económico, que es el motor de cualquier relación social, acuerdos internacionales, globalización, cosa que es buena para el desarrollo de las distintas regiones que componen nuestro planeta, pero poniéndole un poco más de moral a esas relaciones creo que se conseguiría una mejor globalización que busca en primer lugar el bienestar de todos y no el enriquecimiento de algunos a costa de otros.