sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Autora: Laura Montero Dueso (Alumna de la asignatura “Dirección Financiera” de 4º Grado en Economía)

Hace una semana cambiamos el horario de verano en  retrasándolo 1 hora para acogernos al horario de invierno.

Si nos paramos a pensar nos preguntamos ¿por qué España es el único país que cambia la hora en invierno y verano? Para responder a esta pregunta nos remontamos a 1942, cuando en plena dictadura se decidió que era conveniente cambiar nuestro huso horario al de  e  por razones bélicas durante la II Guerra Mundial.

Actualmente, en el Congreso de los Diputados se está planteando una cuestión acerca de si debemos volver al huso horario al que realmente pertenecemos, es decir, al de Greenwich o quedarnos con el que tenemos. Según los estudios socioeconómicos realizados por especialistas, tener este huso horario perjudica a distintos ámbitos de nuestra vida. Afecta al ámbito laboral, ya que los españoles tenemos un horario distinto al solar, es decir, no hay una convergencia entre las horas de actividad y la luz solar, debido a esto, cuando estamos trabajando hay “tiempos muertos”, vivimos en un jet lag constante… Si utilizásemos el huso horario de Greenwich esto conciliaría la vida laboral con la familiar, ya que las personas tendrían más tiempo para pasarlo en familia, dedicarlo al ocio…

Además de todos los aspectos positivos que he mencionado anteriormente, si nos centramos en las ventajas económicas que supondría este cambio estaríamos hablando de un incremento en la productividad del trabajo, ya que los empleados estarían más centrados al estar coordinados con el horario solar. También según un estudio realizado, hasta se conseguiría reducir el estrés laboral, el absentismo, incluso un problema muy importante para España, el fracaso escolar. Aunque podemos decir que no todo son ventajas, ya que también nos encontraríamos con algunos obstáculos a los que hacer frente como el aumento del tráfico en las principales ciudades del país, ya que al estar coordinadas las jornadas laborales habría horas punta claves. Este cambio también tendría un inconveniente incluso más importante, el habituarse a una rutina totalmente distinta a la actual, porque cambiarían los horarios de comer, dormir, ir a trabajar, ir al colegio, etc.

Desde mi punto de vista, sería interesante que se produjese el cambio de uso horario para poder encontrarnos en las mismas condiciones que el resto de países del meridiano de Greenwich, ya que de esta forma podríamos competir con el resto del mundo en distintos ámbitos como productividad, formación educativa, costes laborales… Además, de esta forma haríamos un mejor uso de la luz solar, y esto podría llevar incluso a ahorrar en la factura de la luz.