sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Autor: Rubén Lozano Martínez

Honesto o corrupto, esa es la cuestión

¿Es racional que una persona sea corrupta? ¿Y que sea honesta? ¿Y es racional que una persona sea corrupta en España? ¿Y una sociedad entera puede serlo? No sería justo decir que una sociedad tenga el sobrenombre de corrupta porque exista una mayoría de personas corrompidas. No hace honor al esfuerzo incondicional de los que no lo son. Pero las noticias que amanecen cada mañana con casos de corrupción no ayudan mucho. Para simplificar el análisis, España está corrompida, pese al esfuerzo irracional de los honestos. ¿Y por qué irracional? Porque en un marco donde las leyes son permisivas con este tipo de delitos, la capacidad del gobierno de turno para indultar a quien antoje y, como consecuencia, la aceptación de la sociedad de este tipo de prácticas hace que el ser corrupto tenga más beneficios que costes. ¿Por qué voy a ser honesto, si siendo corrupto gano más trabajando menos, obtengo más reconocimiento social y me hago con una lista de nuevos amigos potencialmente con poder? Este ha sido el caso de España. Esta actitud es la que ha empujado a España al charco. Quedarnos o salir es solo cuestión de actitud.

El modelo de Hammond

Corrupto, ta: del latín corruptus, que se deja o ha dejado sobornar, pervertir o viciar. Honesto, ta: del latín honestus, 1. decente o decoroso. 2. Recatado. 3. Razonable, justo. 4. Recto, honrado. Estas dos actitudes son los actores principales del modelo de Hammond.

Ross A. Hammond, economista político experto en el estudio de sociedades, desarrolló en el año 2.000 un modelo por ordenador que simulaba sociedades artificiales que pasaban de un estado corrupto y dominado por los delitos a ser comunidades más honestas y respetuosas con la ley. La evolución del proceso era el siguiente:

  • Paso 1: Este modelo lo que hacía es recrear un mundo simple poblado de gente artificial. Cada color que aparece representa una persona y una determinada actitud.
  • Paso 2: El ordenador formaba parejas al azar, con la sencilla tarea de elegir si ser honesto o corrupto. Si ambos miembros de la pareja actuaban de manera corrupta, los dos recibían un soborno, si solo uno de ellos es corrupto, y el otro honesto, el corrupto iría a la cárcel.
  • Paso 3: Al principio es habitado por corruptos a los que solo les importa el dinero, con muy pocos individuos honrados divididos entre la sociedad. Estos pocos ciudadanos honestos no responden a los incentivos, de modo irracional, pero reconfortante, actuarán siempre con honradez. Los sinvergüenzas, sin embargo, si responden a los estímulos. Ser un sinvergüenza o ser honrado depende de si creen que la otra parte actuará de la misma manera o no.
  • Paso 4: Al principio la probabilidad de actuar de modo honesto es muy reducida. La corrupción abunda en cada esquina de esta comunidad y los honestos son reducidos que no pueden parar este avance. Pero conforme evoluciona el modelo, los corruptos comienzan a tener miedo de que incluso otros corruptos decidan actuar con honestidad, por lo que ellos también harán lo mismo. Este miedo a un brote de honestidad comienza de pronto, debido a que los pocos ciudadanos honestos se agrupan y generan una ola de honestidad. Esta agrupación se debe al modelo de tablero de ajedrez de Thomas Schelling, ganador del Premio Nobel de Economía en 2005, por el que la gente prefiere tener cerca a personas que son similares. Tras un periodo de pura corrupción, de repente todo el mundo decide ser honesto. Este proceso que es imparable hace irracional aceptar un trato corrupto. Por lo que ahora una sociedad llena de ladrones ha decidido que la honradez es la mejor forma de actuar.

El tablero de ajedrez español

Si a este modelo simplificado de Hammond, le añadimos las características políticas, económicas y sociales de España, la consecuencia es un proceso lento o nulo hacia un estado de honestidad.

A quién no le suena los casos de corrupción política como Gürtel, Campeón, los ERE falsos, Palma Arena, Noos, Malaya, Brugal, Minutas, etc. En el ámbito económico, algo más del 80% de las empresas del Ibex-35 tienen filiales en paraísos fiscales. España está en la cabeza de los países europeos con alta tasa de economía sumergida, sobre el 23,3% del PIB, unos 245.000 millones de euros. Además las leyes en España son muy permisivas con delitos como el tráfico de influencia, la malversación de fondos públicos, el cohecho, el nepotismo, etc. Recientemente un organismo internacional (Transparencia Internacional) que analiza la corrupción de los países ha pedido a España que modifique este tipo de leyes.

Por otro lado están los indultos. Estos se conceden de manera individual por medio de reales decretos que se publican en el BOE pero del que no son accesibles al público los datos. Este es un tema que muchos jueces critican, todo el trabajo realizado durante el largo proceso de un juicio para que después el gobierno de turno lo indulte sin ningún tipo de explicación o de selección de criterio para dicho indulto, tan solo alguna comparecencia de los ministros de justicia en las Cortes que se realiza de manera irregular y escasa. Pese a que la opinión pública puede pensar que los indultos por delitos de corrupción son muchos, no lo son. El 1,52% de los delitos por malversación y fraude son indultados y el 0,24% por cohecho. Estos datos que son reducidos no informan del grado de la condena, tan solo del número de indultos. Son muy conocidos los indultos de  por parte del ejecutivo de Zapatero y de Tomas Gómez Arrabal por parte del gobierno de Rajoy, militantes del PP.

Estos son algunos rasgos del marco español. Con este tablero en la mesa, ¿a quién le apetece jugar?

La honestidad como fin

No intento justificar la corrupción, pretendo explicar por qué es racional que la gente actué de manera corrupta. En el modelo de Hammond, la sociedad artificial pasa de un estado perverso a una sociedad respetuosa con las leyes. ¿Este es el final de España? ¿Es cuestión de tiempo que seamos esa sociedad honesta? Estoy convencido que sí. Solo que si ese tiempo se dilata mucho en el tiempo, esos pocos honestos se irán de España a otro lugar que sea como ellos. Solo que mucha gente cualificada y preparada se irán donde puedan sentirse autorealizados. Solo es cuestión de ser honesto.

Bibliografía: