sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Autor: Francisco Javier Martínez Fernández

La prima de riesgo, es uno de los temas más comentados en la actualidad, ya que España cada día supera un nuevo record, a día 18-06-2012, a alcanzado la cifra de 583,2 puntos, con una rentabilidad de 7,239%. Para hablar de la prima de riesgo lo primero que debemos de hacer es explicar que es, es la diferencia entre el interés a la deuda emitida por un país, cuyo activo tienen mayor riesgo respecto a otro libre de riesgo y con el mismo vencimiento. Este indicador mide la diferencia entre el bono de deuda español a diez años y el mismo bono alemán. Nos mide la confianza que tiene le mercado en un país.

Una prima de riesgo elevada puede acarrear graves consecuencias como:

Falta de financiación: los intermediarios financieros, que tienen graves problemas para financiarse, como consecuencia restringen los créditos empresas y familias. Esto es algo lógico ya que a medida que la prima de riesgo es más elevada, los bancos tendrán que obtener dinero en el mercado interbancario a un interés más alto. Esto repercute directamente en la sociedad . Los bancos concederán préstamos cada vez más caros, que disminuirán la liquidez de familias y empresas, que dispondrán de menos dinero. Además, para compensar la disminución de sus márgenes, los bancos elevarán los tipos de interés de sus productos.

Caída de la bolsa: los inversores al ver la alta prima de riesgo. Buscaran seguridad en sus inversiones y se alejan de economías que no ofrecen la seguridad mínima que ellos desean.

Disminución del consumo por parte de los usuarios: Como ya hemos dicho los bancos conceden cada vez menos préstamos y con peores condiciones. Si la situación es esta, las pequeñas y medianas empresas tendrían un serio problema para financiarse, y llegar a la situación de tener que tomar medidas como despidos. Pero por otro lado ralentizaría el consumo ya que afectaría a las operaciones de compra de artículos de consumo y bienes inmobiliarios, que descenderían sus operaciones al ser más cara las formalizaciones de los préstamos hipotecarios y para el consumo. Mayor gasto publico. El Estado tiene mayores problemas para colocar su deuda, es decir, para financiarse. Es un sobreprecio que tendrá que pagar en los mercados. España debe refinanciar 135.000 millones de euros de deuda pública en 2012, una tarea dificilísima teniendo en cuenta todos los contras. El interés de las emisiones del Tesoro se acerca peligrosamente al rendimiento del mercado secundario y este jueves, por primera vez, el rendimiento de las obligaciones a diez años ha sobrepasado la rentabilidad del bono español, un 7,08% en la emisión, por el 6,7% de la prima.

Repercusiones en la deuda pública. La deuda pública tienes varios fines y uno de ellos es servir como garantía a los bancos para obtener financiación a corto plazo en el . Estas pueden conseguir degradar la deuda española.

Esto provoca que por cada título de deuda española depositado como garantía dan menos dinero al elevar el descuento.

Entre la medidas que toman los gobiernos para reducir la prima de riesgo, se encuentra imponer recortes a sus presupuestos, a las inversiones y a las ayudas públicas, con el fin de reducir su déficit, presenta a su vez unas cuentas más saneadas a los inversores y ello lleva seguramente a una bajada en sus primas de riesgo. También aplicaran reformas estructurales que influyen positivamente en la economía y en el desarrollo de un país, pero en un plazo más largo, como son cambios en la legislación laboral, reformas en el sistema de pensiones, etc. Además actuando con inteligencia y visión de futuro tratan de orientar, en la medida de sus posibilidades, sus inversiones hacia modelos más productivos y generadores de desarrollo y riqueza del país, es decir inversiones en educación, en innovación, desarrollo e investigación.

Como consecuencias de una política severamente austera, en busca de una drástica reducción del déficit, en el corto plazo, puede llegar a ser contraproducente para el país. Los ajustes y los recortes públicos, pueden suponer nuevas perdidas de puestos de trabajo, menor poder adquisitivo para los ciudadanos, más retraimiento en el consumo y con todo ello, menos crecimiento económico. En este sentido, lejos de salir del circulo vicioso, se habría adentrado más en él, agravándose el problema y alejándose más, de la deseada reactivación y recuperación económica. Así, si en un principio se pretendía que la prima de riesgo se relajara, gracias a las severas políticas anti-déficit, se habría conseguido el efecto contrario, pues ante un agravamiento de la situación económica de un país, su prima de riesgo puede fácilmente dispararse.

Los gobiernos deben de ser muy cuidadosos y buscan el difícil equilibrio entre austeridad, reducción del déficit, reformas y crecimiento económico, poniendo todo su empeño en huir de los mencionados círculos viciosos, para instalarse en el camino de el crecimiento económico, las cuentas saneadas y la buena gestión de la economía y de los recursos, lleven a la prosperidad y a la creación de empleo; repercutiendo todos estos factores a su vez, en un mayor desarrollo económico.