sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Autor: Sergio Alvarez Piqueras

Pocas voces se oyen en contra de recortar presupuestos en estos tiempos. Todos somos conscientes de que en época de crisis, y más en una crisis tan fuerte como esta, hay que reducir los gastos, donde antes se ingresaba 100, ahora se ingresa 10, eso es innegable y, por tanto, hay que adaptarse a los (malos) tiempos de hoy. En casos extremos (y la situación de la economía española lo es) no hay 10, ahora hay 0 y los recortes en los presupuestos tienen que ser aún mayores de lo imaginable. Ninguna economía puede aguantar un déficit del 12%, ni del 8%, ni del 5%. Es hora de ajustarse el cinturón y hacer sacrificios, todo por un futuro mejor.

El problema viene con el “dónde” recortar. No todas las partidas son iguales, hay gastos que son absolutamente intocables, imprescindibles; otros son necesarios pero tocables y otros muchos son totalmente absurdos y propios de un Estado de derroche.

La partida destinada al I+D ve como se reduce su presupuesto un 25.5%. Los programas Ramón y Cajal y  que ofrecieron más de 600 contratos a investigadores españoles en 2011, ven sus plazas reducidas a la mitad para el presente año. Según la  (COSCE), con el recorte del 30% del Plan Nacional de investigación, la ciencia sufre el mayor recorte de la historia. Varios científicos españoles escribieron una carta al gobierno instando a que el recorte (de más de 2.000 millones) se redujera, estimaron que para poder seguir realizando un funcionamiento óptimo tendrían que obtener unos 600 mill más de los que se había presupuestado, el Gobierno contestó con que no subiría más de 3 mill.

Un dato curioso nos muestra que la edad media de los investigadores españoles es de 58 años ¿dónde están los investigadores jóvenes? Tenemos el caso de Juan Ignacio Cirac Sasturain, físico español de 46 años, ha colaborado en proyectos en las universidades de Harvard, Oxford o París, es Doctor Honoris Causa por la UCLM entre otras muchas universidades, condecorado con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica, además es un firme candidato al premio Nobel de Física ¿en qué trabaja actualmente? Dirige el Instituto Max-Planck, en Alemania. En España, no había sitio para él. Otro ejemplo es el caso del investigador en genética , profesor de la , recientemente galardonado con el Premio Templeton, el que posee la mayor dote económica del mundo (más de un millón de euros).

Este gráfico muestra la inversión en I+D de los países ¿adivinan cuáles son los últimos? En la UE solo hay 5 países sin  ¿adivinan cuáles son? Poca gente duda ya que existe relación entre la inversión en I+D y el bienestar social y económico del país, pero se ve que quienes dudan de eso aún, están todos en España. No hace mucho, la Conserjería de Educación, Cultura y Deporte de Castilla La Mancha anunciaba que no iniciaría más proyectos de investigación universitaria. Dicen que crisis es igual a oportunidades y nosotros las estamos desaprovechando todas.

¿Por qué es tan importante la investigación y el fomento de esta? Podríamos recurrir solo a términos económicos, España está invirtiendo miles de millones en la formación de una gran cantidad de jóvenes, con una cualificación muy óptima que tienen dos vías de salida, o irse de España y trabajar en otro país y darle a este sus descubrimientos, patentes… así como su cotización e impuestos; o quedarse y ocupar puestos por debajo de su formación académica. Pero dejando aparte los datos económicos, la gran importancia de esta apuesta es que sigamos teniendo noticias como la acontecida hace unas pocas semanas “Científicos españoles hallan la molécula que propaga el VIH y allanan la vía a nuevas terapias”. Noticias como esta van a ser a partir de ahora más escasas y todo porque había que recortar, se rebajó el presupuesto 2.000 mill, ellos pidieron que el recorte fuera menor, que se les perdonase 600 mill y el gobierno contestó que 3 mill y no más.

Pero no solo hay que invertir en I+D por motivos de bienestar sanitario. Se achaca la mala situación actual a la burbuja inmobiliaria, a la burbuja financiera, a la mala gestión de los políticos… Pero obviamos un dato importantísimo y crucial que conlleva, no solo esta crisis, sino también el que no podamos salir de ella. Desde el año 2001, siete años antes de que explotara la burbuja, la productividad española empezó a caer año tras años de forma alarmante y ese decrecimiento sigue hasta hoy. ¿Cómo se va a contratar a parados si la rentabilidad de estos es prácticamente nula y va a peor? El nivel tecnológico de las empresas españolas es similar al de países como Eslovaquia; Alemania, Francia o Reino Unido están a años luz por encima de nosotros, quizás nos equivoquemos a la hora de comparar a España con países de su entorno, somos más Eslovaquia que Alemania. Sin I+D, no hay mejora tecnológica, no hay mejor productividad, no hay creación de empleo… en definitiva, sigue habiendo crisis.

Y mientras vemos como la ciencia española camina sin camino, observamos otras partidas del presupuesto. La Iglesia católica española recibe al año más de 10.000 mill (80 mill de los cuales, sin especificar y a libre disposición), sin contar que las Jornadas Mundial de la Juventud fue financiada por el Estado y sin contar otros beneficios fiscales concedidos. Aparte de esos 10.000 mill, la Iglesia recibe otros 80 mill destinados a fines sociales, es decir a las ONGs dependientes de ella que además también reciben otros 250 mill por la declaración del IRPF. Algunos estudios estiman, que si la Iglesia no recibiera los beneficios que recibe, se podría financiar la Seguridad Social y no hacer necesario retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años. La Iglesia debe recibir financiación por la labor educativa y social que realiza (que dicho sea de paso, la Iglesia no debe ser la encargada de dar la educación en este país y además, la financiación que recibe por estos servicios es mucho mayor del que reciben otras organizaciones y ongs laicas) pero no puede ser un agujero sin fondo en el presupuesto público.

Hablando de agujeros sin fondos, el mundo del fútbol tampoco se libra, empresas privadas deben más de 750 mill de € a Hacienda, 3.000 mill de deuda global con otras empresas. Los sindicatos, otros organismos privados, cobran subvenciones por 20 mill, CCOO y UGT ingresan de las arcas públicas 7 mill cada uno, pero en ayudas por la realización de cursillos de formación reciben otros casi 150 mill de €. También podríamos hablar de las obras faraónicas, construidas sin necesidad y por capricho de unos pocos para beneficiar a otros pocos. La Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia (más de 1.000 mill), Ciudad de la Cultura en Santiago (más de 400 mill), la , (300 mill), Palacio de Congresos de Oviedo (180 mill), Parasol de Sevilla (125 mill), Ciudad del Circo de Alcorcón (120 mill)… y todo eso sin mencionar aeropuertos, AVEs, las cadenas de televisión autonómicas, chóferes al servicio de los políticos, el Senado…

En conclusión, España, en crisis sí es solvente para financiar gastos que todos conocemos y consentimos, que están publicados en el BOE, que se encuentran fácilmente por internet, en periódicos o incluso en páginas oficiales pero sin embargo no es solvente para financiar proyectos de investigación, para ellos solo hay 3 millones de euros más.