sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Autora: Ana María Díaz Girón

La tercera reforma financiera en nuestro país, según ha explicado el Ministro de Economía, , contribuirá a promover el crédito, a reforzar la solvencia y a restablecer la credibilidad internacional del sistema financiero español. La pregunta es ¿a costa de qué?

La respuesta no puede ser otra que a costa de un proceso de fusión de bancos y cajas de ahorro. En un año y medio las cajas de ahorro han pasado de 45 a 15. Este proceso de fusión de entidades, al contrario de lo que opina Guindos, supondrá una reducción de la competencia y mayores posibilidades de que se produzcan monopolios bancarios, ya que la cuota de mercado quedará repartida entre menores entidades provocando una mayor concentración del mercado. Como defendían los autores de la Escuela de Harvard, una mayor concentración de los mercados conlleva unas mayores tasas de beneficio y una menor eficiencia.

Además no conviene perder de vista que el aumento del tamaño de los bancos supone un aumento de poder de los mismos y caemos en el riesgo de tener que recatar a megabancos ante problemas de insolvencia financiera como los actuales.

La función de las cajas de ahorro es fundamental, sobre todo en aquellos núcleos rurales donde los créditos se conceden por tener un estrecho lazo de confianza e incluso de amistad entre el director de la pequeña caja de ahorros de un pueblo con el agricultor o el empresario que lleva pidiendo créditos en dicha entidad toda la vida y siempre los ha devuelto en los plazos y condiciones pactadas. Si hacemos desaparecer estas cajas de ahorro dejaremos fuera del mercado de crédito a determinados grupos sociales de menores niveles de renta. Por tanto, estas reformas lejos de promover el crédito, lo único que harán es canalizarlo hacia las clases más pudientes con un mayor nivel de renta.

Lo que más me preocupa de todo esto es que se están haciendo reformas de nuestro sistema financiero de gran calado económico que no se están debatiendo. No somos conscientes de las consecuencias que pueden tener en el futuro cuando todo esté ya hecho y sea demasiado tarde para volver atrás, a un sistema financiero que hasta antes de la crisis era envidiable por muchos otros países.