A pesar de que la reforma laboral que ha aprobado el Gobierno hace unos días parecía colmar las expectativas de la CEOE, esta semana hemos encontrado unas sorprendentes propuestas por parte de la patronal para conseguir aún más efectos beneficiosos.

El presidente de la Comisión de Economía y Política Financiera de la CEOE ha propuesto retirar la prestación al desempleado que rechace una oferta laboral. No importa la calidad del empleo que se ofrezca, ni el salario, ni el horario, ni siquiera si es en Laponia, la CEOE parece no tener escrúpulos en cuanto a la presión al trabajador.

A pesar de la polémica generada por sus opiniones José Luis Feito, presidente de la Comisión de Economía y Política Financiera de la CEOE, en una entrevista en Onda Cero ha vuelto a arremeter contra la clase trabajadora. En sus declaraciones a la cadena se refería a que el 80% de los parados rechaza trabajos por ser simplemente de otros barrios.

Curiosa estadística de dudosa credibilidad teniendo en cuenta que no sabemos los métodos de muestreo que ha llevado a cabo, la población objetiva, ni el tamaño de la muestra. No estaría mal que el presidente de la Comisión de Economía y Política Financiera de la CEOE explicara el origen de los datos con los que habla con tanta soltura, ya que si no parece a simple vista que simplemente están inventados.

Además Feito ha defendido las ventajas de un trabajo en Laponia ofreciendo sus ventajas ya que según sus palabras textuales “Allí nació , según la tradición” y “Es un sitio muy bonito, con trabajos intensos de temporada y muy bien remunerados”.

No querías caldo pues toma dos tazas. La campaña de desprestigio a la clase trabajadora llevada a cabo por parte de la CEOE es deleznable y no tiene escrúpulos y además viene con una dosis extra de recochineo para que nos cueste aun más digerirla.

Con una reforma laboral planteada en la mesa que ha reducido claramente los derechos obtenidos por los trabajadores, con el paso de los años, no es suficiente. Una de las actualizaciones oscuras que me gustaría reseñar es el apartado sobre la posibilidad de despido si se está enfermo aunque tenga justificación médica que apenas ha salido en los medios.

El empresario podrá despedirte si en 2 meses seguidos has estado enfermo 8 o 9 días. Es decir, un catarro en el mes de Enero por el que el trabajador tenga que estar en cama 4 días y unas anginas con fiebre o una gripe en Febrero por las que deba permanecer 1 semana en cama, supone, aunque esté justificado por el médico de cabecera, derecho al empresario a despedirte.

La opción se amplía a 20 días enfermo en 4 meses, sean cuales sean esos meses, pero que sumando los días de baja por enfermedad supongan 20 días en el cómputo total. He de recordar que estos días de baja por enfermedad son justificados, es decir, un médico ha dado la baja durante esos días porque considera de forma objetiva que existe una razón justificada por la que el trabajador no puede desarrollar su labor.

Todos a Laponia y con cuarenta grados de fiebre si es necesario. Tras el Decreto del 30 de Diciembre de 2011, en el que se aprobó un drástico recorte del gasto público, la subida del IRPF, que comenté en otro artículo anterior y la congelación del empleo público y el acuerdo ficticio de sindicatos y patronal, que estableció que durante los próximos años los trabajadores continuaremos perdiendo poder adquisitivo y que los empresarios tendrán mucho más poder para cambiar a su antojo las condiciones laborales de los trabajadores, sufrimos ahora esta nueva embestida del Gobierno contra los derechos de los trabajadores.

En vez de tomar medidas para incentivar el empleo y apoyar ideas emprendedoras o investigación, desarrollo e innovación para salir adelante con más fortaleza y en sectores con crecimiento se busca reducir el salario de los trabajadores minorando el consumo futuro y la inversión. Estas son las medidas propuestas por la patronal y el gobierno y la alternativa es hacer las maletas. Todos a Laponia que allí nació Papa Noel y es un sitio muy bonito.